Rituales con el Tarot
por Schatten



 


                   

 

En nuestros primeros pasos en magia solemos apoyarnos en los muestrarios de hechizos y rituales de otros brujos experimentados. Pero a medida que vamos obteniendo experiencia y conocimiento vamos cogiendo soltura y poco a poco empezamos a vernos capaces de comenzar a diseñar nuestros propios rituales.

 

Uno de los primeros pasos a la hora de diseñar un ritual es elegir los elementos que nos van a servir para concentrar y potenciar nuestra energía y por tanto revestir de una mayor fuerza el objetivo del ritual. Comenzamos a establecer las correspondencias de colores, gemas, inciensos, dioses, símbolos, etc.

 

Haber trabajado con el Tarot durante años y años y haber estudiado todas sus correspondencias posibles tanto con la cábala, la astrología, la mitología, numerología, etc... me ha servido para incluir de manera natural las cartas dentro de mis rituales. A veces surte efecto simplemente dejando un sitio en mi altar para esa carta cuando quiero atraer algo sin más o trabajar interiormente con cierto tipo de energía.

 

Cuando se conoce el Tarot en profundidad (al menos en cierto grado porque mi experiencia me dice que nunca acaba uno de conocerlo), y me refiero no al simple significado de cada carta, sino haber meditado y practicado con cada carta como un arquetipo, haber establecido una “comunicación” con el espíritu o la energía de cada carta, ocurre de manera muy natural y sencilla que cuando vamos a realizar un ritual o hechizo se nos venga a la cabeza de manera casi automática la carta que representa perfectamente la situación que queremos provocar. A veces no será solo una carta sino varias que articuladas una tras de otra como si formases juntas una suerte de oración construyen una frase, la frase que representa nuestra Voluntad.

 

Suelo utilizar los Arcanos Mayores para grandes trabajos o acontecimientos importantes, claves en la vida. También los uso para los Sabbats y los Esbats. Y para trabajar por ejemplo con los Senderos del Árbol de la Vida y los Senderos del Árbol de las Sombras. (Aunque para este último recomendaría el Tarot de Linda Falorio si se quiere realizar un trabajo de inmersión total)

 

Los arcanos menores los uso para rituales de menor influencia aunque no por ello deben considerarse inferiores. Por ejemplo, podemos usar el seis de oros si necesitamos una fuente extra de dinero o esperamos obtener un regalo. El caballo de espadas invertido para devolver un mal de ojo o ataque psíquico, el as de bastos si queremos dar un impulso pasional a nuestra relación, el seis de espadas si queremos lograr embarcarnos en un viaje, el nueve de bastos si queremos descubrir algún tipo de información oculta, el dos de oros si queremos provocar un cambio positivo en nuestras vidas, etc…

 

Pero recuerda que esto solo son ejemplos, puedes crear tu propio criterio de uso.

 

Cada carta tiene varios significados y varios niveles de interpretación, no sería justo quedarnos en el plano material, ya que podemos trabajar con ellas emocional, mental y espiritualmente.

Si preguntamos solo con los Arcanos Mayores sabremos en qué punto estamos de nuestro camino espiritual y lo podremos utilizar como guía y talismán aprendiendo todas las lecciones que esa carta arquetípica nos desvela.

 
De lo que se trata es de usar las cartas como catalizadores, como herramientas mágicas del mismo modo que usamos las hierbas, gemas o inciensos. Busca el Tarot que más te sugestione visualmente, el que te transmita más fuerza y el que te resulte más familiar para que te sientas a gusto trabajando con él. Las cartas se convertirán en tus amigas y te guiarán sin que te des apenas cuenta. Cuando las hayas hecho parte de tu interior, comprendiéndolas intelectual y emocionalmente, sus enseñanzas saldrán solas manifestándose en el exterior. El Tarot se convertirá en un aliado más.