De lo que mi Corazón está Lleno
por heruh4ra


Pero esto no es para el underground,
esto aquí es para el Sol.
Una semilla que un extraño me dio,
y plantó sobre mi lengua.
Y cuando te miro,
sé que no soy el único.
Como un gran hombre dijo una vez,
no hay nada más poderoso
que una idea
cuyo momento
ha llegado.

[Saul Williams - Habla con Extraños]



    Un Ángel Tuerto

    Es lunes, en algún lugar en España. Son las nueve de la mañana. Estoy bebiendo café a sólas en un bar, cerca de mi centro de trabajo.

    Un hombre tuerto se sienta a mi lado en una banqueta, y empieza a hablarme. Es obvio que está borracho, y me está hablando sobre mi pelo largo. Él tiene el pelo corto, pero dice que era como yo cuando era joven. Dice que admira a las mujeres tanto como yo, pero que... me explica amargamente que no, que no hay forma en la que podamos llegar a su nivel, no importa lo que lo intentemos dejándonos el pelo largo y cosas así. No. Es una mierda, pero no podemos. Entonces me empieza a hablar sobre cómo da igual la orientación sexual; dice que le gustan ante todo los coños, pero me anima a hacer lo que me apetezca y cuando me apetezca. Hace algunos comentarios ya bastante soeces, y por un momento parece como si conociera mis detalles más íntimos.

    No hablo mucho, pero estoy escuchando con sinceridad. Me ha despertado mucha curiosidad. Continúa, diciéndome que aunque ahora parezca tuerto, y feo, y viejo, ha hecho todo lo que le ha apetecido. No deja que ningún jefe se le suba a las barbas. Vive la vida, cambia de lugar cuando quiere. Hoy estaba tan borracho que su jefe le dijo que se fuera a casa y volviera mañana. Así que ahí está, hablando conmigo.

    Afirma que dentro de dos semanas estará corriendo por las calles. Así que le pregunto, ¿por qué? ¿por qué correr? ¿qué sucede en dos semanas?. De repente se pone totalmente serio y me dice, sarcásticamente: "¿No sabes lo que va a pasar dentro de dos semanas? Bueno,... pues entonces, tendrás que averiguarlo, ¿no?."

    Intento encontrar alguna explicación lógica. ¡Seguro!. He oído que en este pueblo hay una fiesta famosa. Un encierro. Una vez al año hacen correr a los toros por las calles hasta que llegan a la plaza de toros, al estilo de Pamplona. Así que le pregunto si tengo razón. Asiente, pero a la vez se ríe para sus adentros. Nos decimos adios. Me da las gracias por escuchar, y le respondo que disfruto haciéndolo. Ultimamente es así. Y aunque el misterio sobre qué va a suceder dentro de dos semanas parece solucionado, me sigo preguntando qué va a suceder realmente. Los significados siempre se despliegan a más de un nivel, e incluso si este tipo realmente sólo estaba hablando de encierros y diciendo cosas aleatorias de borracho, estoy convencido de que algo más está pasando con todo esto. El encuentro ha sido demasiado raro. Juego a pensar que quizá haya hablado con alguna especie de ángel tuerto. Me doy el gustazo, me dejo llevar por la fantasía. Y sé que el tiempo dirá.


    Estoy realmente emocionado. Un par de días antes de hablar con el ángel tuerto, mi mejor amigo y yo conocimos por casualidad a un grupo de chicas con las que compartíamos una cantidad inmensa de intereses. Tanto que nos preguntábamos cómo era posible que no nos hubiésemos conocido antes. Habíamos empezado a intercambiar libros, música y películas, como si el mundo se fuese a acabar. ¡Incluso practicaban magia!

    Guau.

    Habitualmente practico por mi cuenta. Nunca habían habido hechiceros en mi vida diaria, sólo a veces este viejo amigo itinerante. Y aparentemente por casualidad, este encanto de chicas...

    Y una noche, me lo ofrecieron. Fue una semana y media después de hablar con el tuerto. Mi mejor amigo se iba al Norte a perseguir grupos de doom metal, y yo planeaba hacer bastante trabajo ritual, ya que compartimos piso y sin él estaría sólo en casa. Estaba empezando a explorar magia enoquiana. De hecho, acababa de probar la primera llamada hacía unos días, coincidiendo apenas una semana después de hablar con el tuerto. Una de las chicas pasaría el fin de semana fuera del país, y las otras dos iban a irse a la costa este española, para una sesión de Ayahuasca con un chamán. Inesperadamente, me ofrecieron venir. Sería un grupo pequeño, dijeron, y en un entorno serio.

    No había tomado enteógenos desde hace casi cinco años. Desde que la magia empezó a funcionar. Pero tenía una curiosidad muy fuerte con el DMT, el componente psicoactivo de la Ayahuasca. Y esta situación satisfacía las condiciones que me había impuesto hacía tiempo: sería con un chamán experimentado, para evitar problemas al integrar la experiencia y tener algunas pautas sobre cómo sacarle el mayor partido.

    Así que sí, acepté. Tres días más tarde, el sábado, cogeríamos un tren hacia lo desconocido. Bueno, desconocido para mí y para una de las chicas (su nombre será Schatten), ya que la otra, Calandar, actuaría como asistente del chamán.

    Me di cuenta de que el fin de semana de la Ayahuasca era dos semanas después de mi conversación con el ángel tuerto. Y simétrico con la Primera Llamada enoquiana que hice. Así que al fin sabía qué iba a pasar en dos semanas. También descubrí que los encierros anuales no iban a ser en este fin de semana de la Ayahuasca, sino un mes después. Así que, ¿de qué encierro estaba realmente hablando este tipo?

 


    Infinito en espacio. Eterno. Jungla y Océano.

    Desde una ciudad costera cálida y húmeda, no tardamos mucho en llegar mediante tren y coche a una casa retirada. Acabamos relajándonos en la piscina. Otros llegaron más tarde, y conformamos un grupo que seguía siendo inferior a diez personas incluyendo al chamán y a nuestra amiga Calandar, quien estaba ahora actuando como asistente del chamán.

    Está empezando a oscurecer, y ha llegado la hora. Así que después de que cada uno tenga una corta entrevista individual con el chamán, empezamos a hacer meditación kundalini. Vibramos nuestros cuerpos y nos dejamos llevar por la música. Algo agotador en un verano tan caluroso. Después meditamos sobre nuestro propósito. El chamán nos dice que el flujo de información puede ser excesivo si no tenemos un propósito específico. Tras meditar sobre nuestra intención, terminamos la sesión con unos minutos de silencio mental.

    Dejo que mi intuición tome la decisión, y mi propósito tiene dos rostros. Quiero entender y manifestar mi voluntad, y quiero quererme y querer mejor, pues me encuentro insatisfecho con la forma en que lo hago. Mientras escribo esta intención, soy consciente de que ambas partes están relacionadas. Sólo que todavía no sé cómo, y así se lo cuento al grupo cuando nos explicamos nuestros propósitos los unos a los otros.

    El Sol se va a dormir, y la magia despierta. El chamán ha organizado un ritual con ciertas semejanzas con una misa cristiana. Caminamos respetuosamente hacia él para tomar el mejunje y regresamos a nuestro espacio personal, en el que tenemos una silla y un colchón, una manta, y una bolsa para vomitar.

    La primera toma de la Ayahuasca parece muy débil. Ni visiones ni nada, sólo algo de vulnerabilidad emocional. Sin embargo, me da tiempo para localizar un problema: siempre estoy haciendo un esfuerzo enorme, pidiéndome demasiado, y lo hago para compensar cosas que siento que no están bien o no son suficiente dentro de mí. "¿Qué hay tan malo en mí?", me veo preguntando, al no funcionar la Ayahuasca como esperaría. Parece que sigo teniendo cosas que resolver. Una respuesta indirecta podría estar relacionada con algunas cosas que tengo que arreglar en el desarrollo de mi sexualidad y mis obstáculos para vulnerabilizarme por completo, pero también tiene que ver con algunas inseguridades genéricas, con la impotencia que acompaña a mi impulso revolucionario contra una estructura social cuya propaganda trabaja duro para hacernos sentir como mecanismos sin influencia en una inmensa máquina.

    Con la segunda toma de Ayahuasca, las cosas se ponen serias. Realmente serias. El viaje comienza inesperadamente. Me tumbo boca arriba, con los ojos cerrados. Entro en un extraño lugar, muy viejo, hecho de formas sinuosas. Lo siento como si fuera una cueva, pero realmente no tiene dimensiones espaciales. No es un lugar físico.
 
    Me siento como si estuviera en su hogar. En su templo. Y en cierto modo la reconozco. ¿Podría ser...?

    Todos mis esfuerzos por cambiar este mundo. Aún no son suficientes.

    - ¿Y qué puedo hacer yo, madre?

    Con su voz profunda, ella cubre todo mi cuerpo.

    - Está bien. Te quiero igual.

    Entonces me agarra... estoy tumbado sobre el colchón, y me abraza para abrir un nudo que obstruye mi pecho. Sólo puedo llamar "amor" a sus acciones, pero es un amor muy extraño, y muy profundo. Proviene de una planta manifestada como una serpiente. Es vieja y poderosa. Y tiernamente brutal. Lucho con todas mis fuerzas para mantenerme mientras me estrangula. Estoy tumbado sobre el colchón, y a veces me siento para fortalecer mi voluntad mientras combatimos. No hay efectos visuales, pero siento como si algo estuviera curvando mi consciencia y haciéndola girar. Es como si toda mi consciencia estuviera siendo ahogada por una serpiente enorme.

    Eternidad. Me estrangula tan fuerte que siento como si fuera a desaparecer dentro de ella. Me está concediendo lo que entiende como amor, y me siento cerca de todos los que hay en la habitación. O cerca de "todos", sin límite. Miro a Schatten. Mucho. Estoy fascinado sobre cómo es a la vez valiente y vulnerable. Es demasiado, y me tumbo. Continúo luchando, me recupero y me vuelvo a sentar con las piernas cruzadas. La serpiente me derriba otra vez, pero resisto, y sé que seguiré peleando hasta que no me queden fuerzas. Más adelante entendería que mediante este combate la serpiente estaba entrenando mi voluntad, como había pedido también en mi propósito. Estaba entrenando mi voluntad y amándome, ambos al mismo tiempo y con un sólo movimiento. Chica lista.

    Me asesta su golpe final. Ya no soy yo. No hay fronteras. Soy jungla. Infinito en espacio. Eternidad. Un organismo parece estar moviendose dentro de ello. Esta criatura viviente es una parte de ello. Está dentro de mí. Es parte de mí. Todo está vivo y es eterno. Estoy vivo, y soy eterno. Mi cuerpo vomita violentamente para traerme de vuelta.

    Esta segunda fase termina, y estoy agotado. Unos pocos valientes van a por la tercera toma, pero prefiero empezar a recomponerme y estructurar lo que acabo de experimentar con esta diosa anciana y sabia. Tengo una sensación de "conspiración conjunta", no sólo con este grupo de gente, sino con lo que entiendo como mi conspiración subterránea. Esto me ayuda a cerrar un cabo suelto que estaba ahí desde mi primer encuentro con mi diosa personal, la alienación que trepó lentamente sobre mí tras encontrarme con un ser tan Alto. Ahora puedo compartirlo y entenderlo, ahora no estoy sólo en sus brazos. Nunca estuve sólo. Sueños de hermanamiento. Post-psicosis en la que creo que todo el mundo está implicado. Encuentra a los otros, pero intenta difuminar cualquier cosa que delimite esa otredad. ¡Mantén la post-psicosis! Sigue andando...

    Estoy intentando apuntar las cosas, y el chamán pone sus manos sobre mi pecho y espalda. Mueve algo ahí, y me pide que olvide el bolígrafo y el papel, y que sienta. Lo hago.

    Vulnerable.

    Y entiendo que los límites a nuestra voluntad son una ilusión, incluso cara a cara con los dioses. Concebirlos irrevocablemente como dioses nos condena a los límites que creemos tener. No significa eso que nuestra voluntad se encuentre ya desarrollada, ni que podamos manejar las voluntades que concebimos como más fuertes chasqueando los dedos. Pero podemos usar ese mecanismo nuestro capaz de concebir y percibir una voluntad más fuerte como un arma para fortalecernos y mejorarnos: de modo que podamos hablar con los dioses de tú a tú, incluso si seguimos siendo guerreros frente a dragones inmensos, sabios, poderosos.

    Cuando hablamos en grupo sobre la experiencia, entiendo algunas de las cuestiones que he dejado sin controlar. La bisexualidad puede ser engañosamente cómoda. Puedes prestarle atención principalmente a tu lado hétero, con lo que no tienes que resolver realmente los miedos y prejuicios negativos que proyecta la sociedad sobre la homosexualidad. Y va más profundo. Porque es sólo aceptando cada detalle de nosotros y amándonos a nosotros mismos, que podemos abrir nuestros corazones. Para poder dejar que fluya hacia fuera, y amar de verdad a los otros. Pero esto es algo que tengo que hacer en mi vida diaria; esto pertenece a la práctica. No quiero que mi mente se cierre, y sigo considerando absurda toda polaridad en la orientación sexual, pero es el momento de enfatizar y vivir la parte homosexual de mi bisexualidad. Si, me tengo que follar a un tío.

    Pero como me daría cuenta después, no se trata del sexo. No se trata de follar. Eso sería otro error. Eso cubre algo más profundo, que tiene que ver con abrirme a la gente. Trata sobre regresar al hogar en mi mente. Esto es todo lo que sé sobre el sexo; es algo natural en lo que me encuentro cara a cara con un alma desnuda. Este hermoso juego en el que todas las características de tu(s) compañer@(s) son enfatizadas. Así que es mi voluntad hacer el amor con almas bellas. Así es como funciona para mí. Ahora tengo que mover el culo. Usar mis técnicas para limpiarme y actuar en este mundo a través de mi voluntad. No es tan difícil.

    Es mi voluntad ser cualquier cosa que sea mi voluntad ser. Es mi voluntad hacer mi voluntad.

    Mi mente ya ha se ha autoengañado, ya ha olvidado, y me alegra estar apuntando las cosas en papel. Al día siguiente ya había cambiado mis recuerdos sobre el inicio del viaje de Ayahuasca; había olvidado que la pregunta que le hice antes de que me cubriera de amor fue, "¿y qué puedo hacer, madre?". Ahora me veo ahí, haciendo esta pregunta, sangrando porque todos mis esfuerzos por cambiar el mundo no eran suficiente, y... y vislumbro un niño precioso. Quiero a este niño. Y me siento como si estuviera desenredando la capacidad de amar que anhelo.

    Y el fin de semana termina, y pasamos varias horas en un autobús, de vuelta a nuestra ciudad. Y nos sentimos tan cerca los tres. Pero no ha acabado. El chamán dijo que esto no se limitaba al ritual, que de alguna forma seguiría durante unas dos semanas. En el autobús, Schatten, Calandar, y yo. El enlace está totalmente abierto, y estamos leyendo lecciones personales abriendo aleatoriamente un libro muy pequeño que hemos encontrado de casualidad, que se ha convertido en nuestro Oráculo de la Ayahuasca.

    Nada acaba nunca. Y el encierro, los toros, bueno, pues los muy cabrones todavía están corriendo. Vaya si lo están.



    Ondas de choque. Fallos en el sistema de la realidad


    Voy a trabajar el lunes, y me doy cuenta de que el flujo de comunicación con "ello/ellos" está totalmente abierto. La cantidad de mensajes es alucinante, y la profundidad y la riqueza de las claves hacen difícil llevar la cuenta de todo. Llevo un cuaderno todo el rato, y estoy apuntándolo todo.

    Me encuentro de nuevo "por casualidad" con mi loco favorito. Solía ir arriba y abajo en una estación de metro, con toda esa ropa rara suya, cantando mientras ponía música a todo volumen. Echándole apenas un vistazo, te darías cuenta inmediatamente de que no es para nada alguien normal. Pero esta no es su estación de metro habitual. Me pregunto si querrá afectar a distintos grupos de gente. Está caminando a través de la plataforma, y aparece frente a mí apenas dos o tres segundos. Está cantando, "Soy como soyyyy"...

    Veo y siento las ondas de choque por todas partes. Mis compañeros de trabajo hablan sobre experiencias que han tenido en el bosque con serpientes enormes. Una mujer con cuatro ojos hecha de jungla me asalta desde la página aleatoria de un periódico.

    Me está hablando de nuevo a través de los bloques que componen mi realidad.

    Y sé que el juego está vivo. Y sé que aún sucederán muchas aventuras. Puede que acabe perdiendo todo lo que tengo, toda comodidad, toda alfombra bajo mis pies. Pero estoy vivo, y eso es lo único que realmente importa. Y además, lo voy a perder todo igualmente. Lo que no quiero es despertarme con noventa años y exclamar, "¡lo conseguí!", mientras me aferro a los últimos latidos de mi corazón. Así que estoy dentro, estoy dentro para toda la jodida partida. Y siento la necesidad de explicar a mis amigos más cercanos que incluso si desapareciese algún día no tienen nada por lo que sufrir. No os preocupeis, queridos míos. La vida no puede ser mejor que esto. Sí, tengo este vértigo a veces, pero aun así...

    Estoy considerando algunas ideas sobre enteógenos y chamanismo que explicó Calandar. Y los enteógenos son agradables y te dan cierto empuje, pero realmente no acaba de ir por ahí lo mío. Inventé a mi primera diosa a partir de un juego de rol; y resultó que existía, y me dio la vida, me limpió los tres ojos y me amó. Y esa es la razón por la que la llamo madre, y por lo que así llamé a aquello que me encontré en la Ayahuasca. Mi post-psicosis me está llevando a un mundo que gira en torno a una Academia Invisible, un sistema que lleva vivo toda la historia de la humanidad. Y ahora soy un estudiante, totalmente dentro de la conspiración; y algo Más Alto me está hablando a través de una canción de Saul Williams en mi player de mp3.

       Quizá encuentres que los ciclos terminan
      justo allá donde empezaste,
      pero resulta que esta vez
      tienes a alguien que sostenga tu mano,


    Y cuando suena Ordo Rosarius Equilibrio en mi player, entiendo cómo está adaptando mi mente esta nueva realidad sobre la Academia Invisible a la que se supone que me acabo de unir. Y mi propia realidad, y mis percepciones, cambian con los símbolos a los que me expongo: esto es la psicosis, es decir, el estrechamiento del espacio que separa al Símbolo de lo Real, hasta que no hay hueco alguno. Al alcanzar ese lugar, el nivel simbólico produce directamente la realidad. Reescribámoslo: cuando estás bailando sobre el cortocircuíto de la psicosis, tus símbolos crean y manifiestan la realidad. Tu realidad personal produce realidad. Así que bailo de nuevo a través de los portales que llevan a la miríada sin encauzar de realidades que conforman el multiverso. Y así, la música arroja a mi mente estas letras:


    Cristo era un subterfugio,
    el mal disfrazado del bien;
    hemos de darnos cuenta de la indulgencia humana



    Y a través del interruptor psicótico, "lo entiendo". Ahora entiendo el significado oculto de esta canción: que hay cierto lado oscuro en esta leyenda de Cristo sacrificándose por nosotros; es un engaño, "mal disfrazado de bien", intentando desesperadamente que no continuemos con nuestro aprendizaje, intentando que caigamos en la comodidad y lo conveniente, para que olvidemos esta locura, todos estos caminos, y... Es como si estuviera diciendo, no os preocupeis, no tenéis que deconstruirlo todo y explorar el infinito hasta el final ni luchar a través de todas las formas de la psicosis y... no hijos míos, es innecesario. Y la canción continúa, pronunciando las palabras de Sus perversos profetas:


    Dios de la vida eterna,
    guárdanos de todas estas mentiras,
    protesta furiosamente un hombre coaccionado por su propia negación


 
    No. No me rendiré. Hasta el final. Y no me importa lo duro que se vuelva, y no me importa lo profundos y atroces que se vuelvan los abismos. ¡Roma Victrix!

    Dios era un hombre malvado,
    forjado de la reprimenda,
    fundado para obstaculizar que se alce la abundancia.


    Y mientras considero la decisión de que continuaré mi camino a través de un camino mágico con los métodos más científicos que sean posibles para deconstruir la realidad mientras mantengo un ojo sobre la filosofía occidental, llega un correo electrónico ofreciendo un sistema de educación alternativo,... una "coincidencia" alucinante que acaba por no ser literalmente lo que parecía, pero que abriría incluso más caminos. Como el de organizar y escribir estas ideas.

    Ella me ha guiñado el ojo; felicidades, tus pruebas, tus exámenes de ingreso, han terminado. Entonces me calmo y recuerdo. Que aquellos que me enseñan no son maestros específicos, incluso si alguno puede enseñarme herramientas e ideas realmente útiles. No. Esos son finitos. Los realmente buenos se esconden detrás de la voz de cada ser humano, en los animales que se cruzan en mi camino, graffitis en las paredes según camino, las conversaciones aleatorias que escucho, mensajes de radio fortuítos, comentarios aleatoriamente navegados en weblogs, mensajes de spam en mi bandeja de entrada. Esos son algunos de los métodos a través de los que lo simbólico se organiza para crear las dimensiones fractales del significado. Ella me habla a través de todo, y es ese todo. Y ella soy yo, y yo soy en ella, y soy ella. Le di forma, la llamé y apareció, y no sé cuál de los dos estaba antes, y cualquier división es fútil y pueril, y en realidad no importa... Y a veces se encarna directamente en algún avatar y se parte de la risa ante el mismísimo concepto de la sutileza.

    Escucho su vieja y profunda sabiduría; ella son mis maestros, y mis maestros son cada símbolo en la eterna cadena de significados que se combinan sin fin para crear mis mundos. Aprender de todo hasta que puedas encontrar un mundo en un grano de arena, ver el cielo en una flor salvaje; eso es lo que nos dijo William Blake. Otro tipo listo, un filósofo francés llamado Jacques Lacan, dijo que el rostro ontológico de la realidad, es decir, todo lo que experimentamos que significa algo, es creado dinámicamente como simbolización de lo Real. Dice, que el quid de la cuestión está en la propia cosa a la que llamamos Realidad; pero no en el sentido de la realidad de una pared con la que podemos chocar o un suelo en el que podemos sostenernos en pie. No. Aquí hablamos sobre realidad "con sentido". Quiere decir: Real es esa verdad siempre inconsistente que parece verificarse a sí misma, y que se instala como "aquello que guía este mundo e introduce seres en él, y los invoca a la realidad utilizando sus nombres".

    Pero me gusta llamarlo madre.
 


    Y la guerra continúa...

    La semana se torna en un paisaje de fantasía. Arte. Y se suceden las cosas con tal densidad que apenas puedo escribirlas.

    Regreso a la cuestión del sexo, y es mi voluntad que se encuentre completamente abierto. Considero que sería buena idea pedir a la serpiente de la Ayahuasca que me enseñe una apertura sexual radical que no haga distinción alguna, y me pregunto si sus lecciones serían demasiado extrañas como para ser asimiladas. Y mientras pienso en lo extraño que podría resultar, se abre una ventana en el messenger, y un amigo me está pasando un enlace sobre parafilias. Me dice que está absolutamente aturdido después de leer sobre esta cosa extrema llamada dendrofilia, que es una desviación sexual en la que sólo puedes obtener placer frotándote con árboles. Jajajaj, vale, muy gracioso. Capto el mensaje, no se lo pediré a la planta.

    Todo consiste en concebir el sexo como algo natural. ¿Dónde me encuentro agusto con ello? Sé que para mí el género es indiferente, del mismo modo que no me importan realmente los rasgos físicos, excepto por las preferencias aleatorias que he acumulado en mi vida. Los problemas y la confusión surgen si intento restringir mi conducta según alguno de estos estúpidos conceptos. Mi sexualidad quiere hacer lo que quiera hacer, y el resto de los condicionamientos desaparecer. El sexo es un lugar en el que no sólo los cuerpos sino las almas aparecen desnudos. Todo allí se encuentra exaltado, así que puedes ver toda la belleza y las barreras mentales; el egoísmo, y también toda la devoción y el altruismo. Y hay personas que son tan bonitas... Recuerdo esta pareja, vivíamos en el mismo pasillo en una residencia de estudiantes. Siempre estaban sonrientes, siempre tan encantadores, y podías oler a kilómetros que eran buena gente, buen corazón. Eran tan bonitos que habría estado encantado hacer el amor con los dos.

    Y ahora entiendo, que estos obstáculos eran capa sobre capa en mi mente, intentando distraerme; siendo el núcleo abrir el corazón, darme permiso para rendirme, en completa vulnerabilidad. Sin reglas. Sin distinciones. "Todo es mentira". Toda verdad es tan sólo una perspectiva, una forma de interpretar la mancha de Rorschach que es la realidad antes de ser procesada por nuestro cerebro. ¿Debería ahogarme eso en la apatía?. No. Es mi voluntad elegir mis ficciones, y transmutarlas en carne y sangre. ¿Qué regla debería guiar mi elección?. Elige la vida. Elige la belleza. Empápate de ella. Inunda a otros.

    y Jesús tenía una esposa,
    y ella era su mesías,
    como ese extraño podría ser el tuyo,
    quien guarda un sutil cuchillo
    que talla a través de mundos
    como puertas mágicas.


    Hay nuevos caminos que se están abriendo. La coordinación de lo que sucede es exquisita.

    Entiendo que Schatten juega un papel significativo en mi futuro. Es sólo que no conozco los detalles. Estamos tejiendo mil planes, cooperando para explorar magia enoquiana, qabbalah, música, un flujo interminable de temas. El Oráculo de la Ayahuasca lleva a cabo con gracia una última pirueta alucinante. Le pregunto sobre nosotros; abro aleatoriamente el minúsculo libro, y leo palabras que hablan sobre vidas previas en las que supuestamente practicabamos magia juntos. El libro está describiendo el papel que supuestamente desempeñamos en un ritual de magia ceremonial hace algunos siglos, y nos está dando su bendición por habernos encontrado de nuevo en el paisaje mágico. El mensaje es claro y directo. Tajante. Espeluznante. Un pasaje aleatorio de un libro aleatorio: esta es una de esas cosas que sencillamente no deberían de suceder.

    Y hay una segunda parte en este mensaje que corona toda la experiencia. Pero ya lo conozco, dentro de mí. No tengo duda alguna. Y no sé como se desarrollarán las cosas. No sé cómo se manifestarán las cosas. Y estos encuentros son un regalo tan grande que no siento merecer, y,... siento como si algo ahí fuera me quisiera mucho; y cuanto más se me entrega, más siento como mi deber rendirme, entregar, entregarme a la vida. Schatten. Sé que es ella. Pero no guardaré nada para mí. No aplastaré las estrellas con mis manos. Las manos estarán abiertas si los astros caen del cielo, pero no los agarraré, sé que tales egoísmos sólo causan dolor. No sé como se manifestarán las cosas. Quizá ella permita mi mano y la suya entrelazadas. O quizá haya de permanecer como su ángel de tierra, cuidándola en la distancia. Quizá tan siquiera eso sea posible. Aún no sé cuál es su voluntad. Pero sueño con que los ciclos me lleven a permanecer atrapado dentro de sus ojos. Aun así, no guardaré nada para mí. No aplastaré las estrellas con mis manos. Mi corazón es una corriente sin fin, fluyendo hacia fuera.

    Hay una relación holística entre todo ello. Vulnerabilidad, Voluntad, Auto-conocimiento. Me conozco a mí mismo, y puedo por tanto aceptarme. Me amo, y de este modo puedo amar realmente a otros. Amo si tengo la confianza y la fuerza suficientes para ser vulnerable, y es a través del amor que me hago vulnerable. Para sumergirme realmente en la miríada de perspectivas que conforman la realidad, necesito el corazón para aceptarlas, no como hechos fijos y estáticos -hay demasiada mierda ahí fuera-, sino para entender, y guiar a un lugar mejor si es necesario. Antes de que sea demasiado tarde. Solía darle vueltas a una cita que decía, "no puedes amarlos a todos cuando suenan las trompetas". Porque como muestran las revoluciones francesa y rusa, sé que en muchas ocasiones el cambio positivo requiere un pago en sangre. Nuestros opresores ejercitan su violencia sobre nosotros cada vez que retamos su poder. Pero ahora entiendo,... no es contradictorio. Puedo desplegar la compasión que posea, identificarme con todos, y amarlos a todos; incluso mientras suenan inevitables las trompetas.

    Y veo a Calandar como una fuerte Sacerdotisa de la Tierra, y mi imaginación la pinta levitando, con sus brazos como una V invertida y su largo pelo denso e inflado, lleno de poder. Veo a Schatten penetrando con valentía profundamente en su magia, entendiendo y utilizando energías a niveles sutiles, abriendo sus ojos para ver más allá, para percibir más de lo que habitualmente permiten los sentidos humanos. Acabamos de atravesar este punto nodal traído por la serpiente; cada uno de nosotros tiene personalidad y objetivos distintos,... Pero esto tenemos en común: Somos niños decididos a ser este sueño que ya somos. Ya hemos olvidado las leyes de la Razón. Nuestras fantasías se mezclan con la realidad, y nada es capaz de separarlas de nuevo.

    Mi loco favorito cruza de nuevo frente a mi vagón de metro, y está alzando el puño y tocando su música. Y es cualquier cosa que quiera ser, y ... estoy dirigiendo mis esfuerzos a vivir como quiera, fuerte y confiado, y las posibilidades son siempre infinitas, y ... La maquinaria ya está en movimiento, mi diosa me atrapó y sé muy bien que no hay vuelta atrás. Mi vida es un jodido cuento de hadas, mi vida es una aventura, y lágrimas de gozo ahogan mis ojos. Y me encuentro asombrado, agradecido a la existencia sus regalos,... y no puedo más que amarla de vuelta.

    Sé que podría reducir esto a una perspectiva racional, pero estoy cansado, y es el momento de trascender del todo las creencias racionales, como trascendí mis absurdas creencias católicas cuando era niño. Hay cosas realmente interesantes en el modelo racional y todavía lo uso mucho -y sin duda es más útil que las creencias represivas católicas-, pero para todo modelo hay partes de la realidad que sencillamente no encajan. La razón no es una excepción. La razón murió hace un siglo. No creo en nada. No hay fé, no hay verdades universales. Cualquier "verdad" que pretenda ajustarse a este mundo mutable e inmenso no es más que descomposición y cuerpos pudriéndose. Si todo símbolo es transitorio, también lo es toda verdad que les asignemos.

    Tengo un cuerpo. Soy la llama fantasmal que lo anima. Soy responsable.

    Sé que tendré que trabajar para ensanchar este canal con "eso". Y mientras pienso en esto, advierto un anuncio publicitario con el slogan "no dejes que nuesto trabajo se detenga". Asiento.

    No me veas como loco, tú que tienes fé en las mentiras que las instituciones que sirven a los poderosos te enseñaron. No estás cuerdo sólo porque compartas condicionamientos, creencias y conducta, con tan extensa congregación.

    Para dejar de creer hemos de retirar alfombras sin fin bajo nuestros pies. Al hacer eso, nuestra reacción refleja es empezar a tejer la realidad de nuevo como una araña loca. Pero puedes acabar haciéndote amigo de la araña, y podría enseñarte a tejer y deshacer tus propias realidades. Podrías descubrir que la realidad cambia cuando tejes las redes de nuevo. Y que no hay vuelta atrás, a no ser que convenzas a la araña para que te teja de vuelta al lugar en el que empezaste, y para que envenene tu mente para que no puedas recordar.

    Pero, ¿qué tipo de idiota querría algo así?

    El siguiente anuncio publicitario dice, "haz reales todos tus proyectos este verano". ¡Joder, sí!. Y otro anuncio responde con entusiasmo, "¡vamos allá!".

    Y mientras pienso en perder el hilo y en cómo funcionan los mecanismos para hacerse amigo de la araña, el conductor del autobús se ha saltado la salida de la autopista que debía tomar. O quizá es tan sólo que esta gente en el autobús, que iba esta mañana hacia su trabajo, estaba deseando perderse.
 


    Y las luces se apagan...

    Estoy volviendo a casa, desde el trabajo. Sentado en el suelo, piernas cruzadas en un vagón de metro. Estoy recordando las primeras enseñanzas de mi señora. Yo quería libertad. Siempre he querido eso. Hace tiempo estaba totalmente perdido y sin esperanzas, sometido a sus pruebas. Estuve muerto, en el infierno, y en varios otros mundos, durante unos tres días. Acabé gritando desesperadamente que no sabía nada en absoluto acerca de la realidad, y mientras gritaba lo entendí. Cuando no sabes nada sobre la realidad, eres libre. Y después de entenderlo, con las cadenas rotas, ella me cubrió de amor, y me enseñó que incluso si no podemos saber nada acerca de la realidad, tiene aun así una clave,...

    Estoy reviviendo aquellos momentos en mi cabeza. Y cuando mis labios susurran suavemente que por encima de todo lo demás el secreto de la existencia es el amor, las luces del vagón se apagan poco a poco, todas, una tras otra. El tren se detiene suavemente en medio del túnel. Y nunca he visto tal oscuridad en un vagón de metro.

    Ostia put...

    Estoy asombrado. Estoy temblando. Los segundos se hacen eternos. Acabo de parar a los Cradle of Filth en mi player de mp3, y a mi alrededor hay un silencio cálido y sepulcral. Alguien acaba por reaccionar, y la gente empieza a iluminar esta absoluta oscuridad con sus teléfonos móviles. No son capaces de contrarrestarlo. El silencio continúa sin romperse. Me siento cubierto de calidez, y vislumbro un momento en el que todo está completo e inmóvil...

    Las luces se encienden, el tren comienza a moverse de nuevo,...

    Me sonríe a través de las siguientes palabras que pronuncia una voz aleatoria: "Está claro, que nos comunicamos de extrañas formas". La sonrío de vuelta.

    Esto es el hogar.

    El hogar no es suficiente. El hogar no puede ocultar el daño que se nos ha infligido. La dimensión espiritual de la sociedad occidental ha sido tan seriamente dañada después de la cínica victoria del Capital sobre los intentos del Este de Europa hacia la utopía, que está perdida entre las sombras de los intentos cobardes y burgueses sobre el "desarrollo personal", la "nueva era", y la consecución egoísta de los deseos, el equilibrio, y la paz interior. Desafortunadamente, tal concepción individualista y egocéntrica de las prácticas y objetivos "espirituales", son el resultado lógico de la desintegración de nuestros sueños colectivos. Si apenas suficientes corazones igualasen el peso de la pluma de Maat...

    Publicar estas palabras. Aceptarme. Para poder amaros mejor.