La Cábala cristiana de Ramón Llull
por Schatten




Orígenes

Cábala significa "tradición". Cuando Dios entrega la ley a Moisés también le reveló el significado secreto de la misma. Esta tradición esotérica habría sido transmitida oralmente de maestro a discípulo. Esta mística estaría íntimamente vinculada a las Escrituras de la Torá en hebreo. Esta lengua era sagrada porque contenía en sí misma el secreto de la Creación. Se desarrolló un estudio del alfabeto hebreo y de la interpretación mística del mismo y de las Escrituras para desentrañar sus misterios.

La aplicación mágica de la Cábala se veía como una degradación desde ciertas posturas conservadoras.

El desarrollo que tuvo en España durante la Edad Media como sistema basado en los Sephirots (emanaciones de lo divino) empleaba distintas técnicas para interpretar el alfabeto hebreo y crear combinaciones.

Hay que diferenciar la tradición mística de la Cábala de la gnosis judía del misticismo de la Merkaba y del hasidismo alemán de los siglos XII y XIII.

La Cábala surge en Provenza, en la zona conocida como Languedoc. De allí se difundió a en la primera mitad del siglo XIII a Aragón y Castilla donde tuvo su desarrollo más clásico.



Desarrollo

Floreció toda una corriente literaria dedicada a comentar y explicar las obras místicas.

El Zohar, escrito en el siglo XIII por Moshe ben Shem Tob de León, representa ese esplendor. Este desarrollo aperturista que algunos autores difundieron también entre las mujeres y los gentiles se interrumpió con la expulsión de los judíos de España en 1492. Los centros culturales se desplazaron a Francia, Italia, Inglaterra, Alemania y Turquía llevando la Cábala con nuevos toques relacionados con el sufrimiento del exilio.

La Cábala cristiana surge en Florencia gracias a Pico de la Mirandola pocos años antes de la expulsión. Aprendió de unos judíos españoles las técnicas pero las interpretó en sentido cristiano. La asoció al hermetismo e introdujo la magia hermética a su sistema. Tiene su antecesor en la figura de Ramón Llull.



Ramón Llull

Ramón Llull vivió entre 1232 y 1316. Pudo disfrutar de las tres grandes tradiciones religiosas. El cristianismo y la imposición de la Iglesia predominaban pero los musulmanes habían llevado a la península su mística,arte y ciencia. Y los judíos habían desarrollado también su ciencia, misticismo y su medicina.

Llull concibió un arte basado en los principios comunes de las tres tradiciones unidas en el terreno filosófico, místico y científico común.

Así estableció la teoría de los elementos: todas las cosas del mundo natural se componen de agua, tierra, aire y fuego. Cada uno con sus atributos y sus relaciones.

Esta teoría se extendía a la astrología ya que cada planeta y cada signo del zodiaco tenían alguna influencia.

El empleo del Arte de Llull como ciencia astral puede estudiarse en su Tractatus de astronomia de 1297. Describe una medicina astral que acepta las correspondencias astrales pero descarta el determinismo.

El principio religioso básico era la importancia que tanto judíos, cristianos y musulmanes daban a los nombres divinos o atributos. Con este arte creía poder demostrar la Trinidad y operar a todos los niveles de la Creación.

Llull asigna a cada Dignidad una letra y dispone las letras en círculos concéntricos que al girar dan todas las combinaciones posibles. La geometría participa en tanto que se usa el triángulo, el círculo y el cuadrado. El triángulo simboliza lo divino, el círculo los cielos (los siete planetas y los doce signos del zodiaco) y el cuadrado los cuatro elementos. La filosofía que predomina es el platonismo cristiano medieval basado principalmente en San Agustín.

La Cábala culmina justo cuando aparece el sistema llulliano. Es evidente el paralelismo entre el sistema de los sefirot y las letras hebreas y las Dignidades de Llull y su alfabeto.

Según los cabalistas, el uso del alfabeto latino impide la comprensión profunda de los misterios escondidos en las escrituras hebreas. A pesar de ello se sigue concibiendo el llullismo como la forma medieval de Cábala cristiana.

Quien practicara su arte no sólo debía haber aprendido una ciencia universal sino también un método ético y contemplativo que le permitiría ascender espiritualmente.

Las grandes figuras del neoplatonismo renacentista se interesaron en su obra y marcaría una clara influencia en toda Europa.



Bibliografía

Sefer Yetzirah

Sefer Bahir

El Zohar

Los orígenes de la Cábala, de Gershom Sholem.

Tractatus de Astronomía, de Ramón Llull.