El saber árabe medieval: astronomía y alquimia.
por Schatten




 

En el siglo XII florece un nuevo saber enraizado en la filosofía y la ciencia antigua. La astronomía solo será vista como práctica mágica a finales de la Edad Media.

La astronomía era una de las artes liberales que a veces englobaba la astrología. La astrología griega fue exportada a Persia y la India, siendo modificada y desarrollada. Los astrólogos árabes estudiaron y aprendieron dichas modificaciones.

En el siglo XII se traducen por fin más de cien obras del árabe al latín, entre ellas libros de magia astral y tablas astrológicas. También encontramos textos judíos sobre temas que jamás se hubieran divulgado de manera abierta siguiendo la tradición.



La práctica

La aplicación más básica de la astrología fue la confección del horóscopo. Se usaban tanto para saber qué futuro le esperaba a una persona como a un país o anticiparse a una situación política. Se consultaban los matrimonios,las inversiones,los viajes,las guerras… 

La astrología también tuvo implicaciones médicas. Los signos del zodíaco gobernaban la distintas partes del cuerpo humano. Debían saber cómo, cuándo y dónde operar para tener éxito.

El mismo zodíaco se convirtió en símbolo del paso del tiempo. A cada astro se le daban unas características y potencias. Por ejemplo,el Sol obviamente tenía el poder de calentar,iluminar y secar pero también podía ejercer una influencia oculta y sutil que escapaba al conocimiento del vulgo.

El camino del viaje de los planetas se dividió en doce casas, cada una representando un área de la vida. Y aquí es donde se inicia el debate sobre la determinación astral y el libre albedrío.

Hay quien otorgaba todo el poder a los astros, quien decía que son solo mediadores divinos y quien como la tedencias general representada por Ptolomeo veía tendencias, inclinaciones que podían aprovecharse de los astros pero sin someterse: "El hombre sabio gobierna los astros."

El astrólogo árabe Abu Ma' Shar refinó las bases filosóficas de la astrología usando argumentos pseudoaritotelicos. Los neoplatónicos también hicieron una defensa de la astrología. Pero veían el todo como un organismo vivo y no mecánico.

El tratado de magia astral más famoso fue el Picatrix, traducido del árabe al castellano y al latín por Alfonso X el Sabio. Aquí ya nos alejariamos de las simples teorías filosóficas para adentrarnos en la magia que usa las influencias astrológicas para provocar cambios en la tierra.



La Alquimia

Nace en la antigüedad, desarrollándose en Bizancio y en el mundo musulmán. Pasa a Occidente de manera fragmentaria hasta que en el siglo XII se hacen las traducciones del árabe.

La parte física perseguía la transmutación de cualquier metal básico en oro o plata. Gracias a ello se sentó la base de la experimentación química. Los alquimistas asumieron un sistema de afinidades al igual que los astrólogos. Observaban el cielo para elegir los momentos más propicios para sus operaciones. Sus escritos están velados por un fuerte simbolismo.

Algunos alquimistas fueron contratados por príncipes ávidos de oro. Pero no era tan sencillo de obtener. Se exigía mucho dinero para la inversión, un buen laboratorio y altos conocimientos tanto en física como en metafísica. Muchos clérigos sucumbieron a la tentación y construyeron laboratorios en monasterios. Se tuvo que prohibir la práctica seriamente a los dominicos y los franciscanos.

Surgieron también falsificadores. Estafadores que hacían pasar falso oro por verdadero.

Pero la enseñanza espiritual, la lectura metafísica de la alquimia consistía en la purificación del Alma y del corazón de la persona. Esa era la verdadera piedra filosofal. La rectificación de los errores cometidos para descubrir la Sombra y traerla a la Luz.



Libros secretos

Estas obras de tipo ocultista obviamente no se escribían para la masa si no para unos pocos elegidos. Por eso se inventaron lenguajes simbólicos y alfabetos secretos. Muchas veces los conocimientos se pasaban bajo juramento de maestro a discípulo. Temían los problemas que alguien sin conocimientos básicos y una fuerte ética pudiera desatar al no comprender la esencia de ciertas prácticas.

Las ciencias ocultas estuvieron custodiadas mayormente por los eclesiásticos, y no porque no creyeran en ellas precisamente sin porque les fascinaba cualquier conocimiento oculto que les aportara más información sobre el mundo aunque no lo llevaran a la práctica. Gracias a esta fascinación por los secretos ocultos se desarrollaría el fenómeno de los grimorios.

Las leyendas florecieron sobre personas importantes e implicadas en estas artes como Miguel Escoto,Alberto Magno y Roger Bacon. Se decía de los últimos dos que habían creado una cabeza parlante que hablaba más que Santo Tomás de Aquino y que tuvieron que romperla con un martillo para poder centrarse en sus estudios. Algunos elementos de estas leyendas que encontramos son en realidad préstamos de los antiguos romances que nos permiten conectar con la herencia medieval más allá del Renacimiento.



Bibliografía: 

Tetrabiblos de Ptolomeo

Secreto de los secretos, pseudoaritotelico.

La Ciudad de Dios,San Agustín.

Sobre los trabajos ocultos de la naturaleza, Tomás de Aquino.

Picatrix.

Sobre la Alquimia,atribuido a Alberto Magno.

El espejo de la astronomía, Alberto Magno.